Sobre Mí

Alguna vez has sentido un fuerte temblor?

Ahora imagínate que en  ese temblor se desmorona el piso que tenías a tus pies…Eso mismo es lo que sienten los migrantes cuando llegamos a hacer vida en un nuevo pais. Eso mismo me paso a mi. Dicen que: “Nunca sabes lo fuerte que eres, hasta que ser fuerte es lo unico que te queda”.

He sido psicóloga por más de 20 años, he sido empleada y he sido jefa de mi propia empresa. Amaba lo que hacía, y no conocía otro estilo de vida que él que tenía. Un día me vine a unas vacaciones forzosas, que luego les contaré;  y por el bien de mis hijos y el nuestro propio, decidimos qué era el momento de tomar decisiones sin mirar atrás. Llore, patelee, reí… tuve todas la emociones imaginables al mismo tiempo en una semana. Todas claro está, basadas en mis miedos.

De pronto 20 años de profesión, ya no cuentan como experiencia, de pronto no tienes más familia que tu esposo y tus hijos, y es en ese momento cuando surge la tan trillada pregunta: “y ahora que hago?”.

Un día en una reunión social, me percaté que las personas o familias migrantes como yo se sentían igual, que les preocupaba mucho el estado de ánimo de sus hijos, no querían perder sus matrimonios debido al cambio o estaban mal con ellos mismo. Decidí ayudarlos desde mi conocimiento y con el corazón, eso trajo nuevos amigos, migrantes o no, que pedian ayuda.

Miro atrás y me siento orgullosa de la decisión que tomamos y los cambios que  he dado.  En el transcurrir del tiempo descubri la fortaleza que tengo, aprendí que la mejor manera de saber algo, es preguntando a todo aquel que tenga algo que enseñarte (no subestimes a nadie), de todos se aprende algo. Aprendí que mis 20 años de experiencia los tengo en el corazón y en mi mente, que puedo seguir dando y ayudando, eso no me lo quita NADIE! Solo debia encontrar el camino.  Aprendí que la vida  se basa en actitud; por eso SOY 100% actitud y ese es mi aporte hacia ti, asi quiero ayudarte; quiero acompañarte en la difícil tarea de criar a tus hijos, de mantener vivo tu matrimonio; pero sobre todo, de hacer que te reencuentres o encuentres como persona y como  el profesional que eres, que quieres ser en ese nuevo país que decidiste llamar HOGAR.